La evolución de los hoteles de lujo: Hotel Boutique El Tiburón


 

El glamour ya no es patrimonio de los grandes hoteles de lujo en Málaga, la Costa del Sol de Andalucía en España.

  

 

Atrás quedan ya los tiempos en los que los servicios premium de los hoteles de lujo solo podían ser experimentados por unos pocos privilegiados que gastaban una fortuna, muchas veces injustificada, en servicios que, hoy, el Hotel Boutique El Tiburón acerca a un mayor número de huéspedes.

Todos hemos soñado con alojarnos en alguno de los más famosos hoteles de lujo del mundo. Como por ejemplo el  Burj Al Arab de Dubai. Pero, desafortunadamente para muchos es inalcanzable. Sin embargo, esto no implica que no se pueda experimentar la experiencia del lujo y el glamour con presupuestos más humildes. Actualmente muchos hoteles se está especializando en ofrecer un lujo más sensato y alcanzable. 

 

Unas adecuada gestión y correcta concepción de la oferta acercan el verdadero glamour de los hoteles de lujo.

Así, por ejemplo, el Hotel Boutique El Tiburón, ha sabido lograr una combinación de servicios premium con una ajustadas tarifas gracias a acciones como las siguientes.

La especialización hacía un hotel recomedado para adultos. Esto permite orientar los recursos del hotel a un público más concreto y selectivo orientándose exclusivamente en su bienestar.

Centrado en evitar gastos superfluos que resultaban ostentosos y no aportaban verdadero valor para los invitados.

Además, a través de la innovación y la imaginación, en las que ha realizado un notable esfuerzo, ofrece servicios que pueden hacer sentir experiencias de prestigio gracias a la originalidad de sus propuestas.

Al ser un hotel con un limitado número de habitaciones puede supervisar cada uno de los detalles de cada una de ellas y, por supuesto, mimar y atender de forma a personalizada a los huéspedes.

En esa misma línea, gracias al limitado aforo, hace gala de un trato individualizado por parte de un personal formado y profesional con una dilatada experiencia capaz de responder a exigencias de alto standing.

La decoración llevada a cabo por emergentes decoradores combina refinamiento y elegancia, alternado mobiliario contemporáneo, clásico e incorporando nuevas tecnologías de forma natural para hacer la experiencia inigualable. Sin la necesidad de un derroche en grandes diseñadores que no alcanzan a comprender que el verdadero lujo no reside en la suntuosidad.

El hotel también saca partido a su ubicación aprovechando que se encuentra a menos de 30 minutos para contemplar la máxima expresión del lujo en Marbella y su aclamado Puerto Banús. Uno de los paseos marítimos donde se concentran las grandes firmas mundiales del lujo con las tiendas y boutiques nacionales e internacionales de moda más destacadas del mundo. En una escapa desde el hotel se puede experimentar todo este luxury, y volver a descansar en un hotel de lujo pero sin el artificio ni exageración del lujo desmedido. 

 

 

El nuevo perfil de huésped de los hoteles de lujo. 

 

El siglo XXI ha traído consigo una nueva generación de consumidores, que han sufrido los rigores de una crisis mundial y, como consecuencia, son más conscientes del valor de su dinero. Esto no significa que vivan frugalmente, al contrario, son poco proclives al ahorro, pero son más racionales y aunque exigen "lo mejor" lo hacen optimizando la relación calidad-precio. No les importa pagar más, pero siempre y cuando merezca la pena. 

Este nuevo publico también engloba ejecutivos, con salarios medio altos que a la hora de realizar viajes de negocios buscan hoteles acordes a su nivel profesional pero juegan también con la economía de la empresa. Máxime cuando estos nuevos trabajadores son freelance o autónomos que aunque liderando una empresa rentable, son racionales en sus gastos. Así los hoteles de lujo se convierten en un espacio en el que liberar estrés después de un intenso día de negocios, acorde a su estatus.  

Este nuevo público, además de trabajadores con puestos directivos, está caracterizado por vivir en pareja. Con un parecido nivel de ingresos quieren disfrutar de su vida en pareja, y aunque desean tener hijos, retrasan esta decisión. Y, por tanto, buscan espacios para sus vacaciones que potencien servicios destinados para los dos propio de hoteles de standing.

Otro segmento que busca un nuevo hotel de lujo, desligado del ambiente de rancio abolengo de los tradicionales hoteles de lujo, es el público gay. También, generalmente con un nivel de renta algo más elevado, busca hoteles más exclusivos, que sean, sin tapujos, abiertamente gay friendly. Pues el lujo no está reñido con el colectivo LGTBI.

Según el estudio de Sabre Corporation sobre hoteles de lujo y nuevas tendencias en Europa y Oriente Medio los visitantes buscan estatus social cuando eligen su hotel. Es decir estos nuevos clientes son Status Seekers (buscadores de estatus social): este nuevo invitado quiere expresar su personalidad y estatus social a través de las marcas que consumen, y por extensión se aplica a un hotel. Según el estudio, “cerca del 80% de los consumidores con una elevada posición económica preferirían vivir una experiencia de lujo a poseer un objeto de lujo”. Por lo tanto, el Hotel Boutique El Tiburon ha identificado aquellos anhelos de viajeros que se lo puedan permitir y redefine la experiencia de estancia en un hotel, buscando un valor añadido a los servicios convencionales del hotel. 

Pensando en satisfacer los deseos de este tipo de clientes el Hotel Boutique El Tiburón ha diseñado una experiencia donde reúne todos los componentes de una estancia de lujo propios de un hotel de cinco estrellas. La experiencia Executive una oferta sólo disponible en su web para experimentar la experiencia de alojarse en hoteles de lujo. 

Por último, cada vez cobra más importancia el denominado grey market, configurado por el turista senior de más de 60 años. Normalmente jubilados, con buena salud y una pensión media-alta. Busca encontrar con su pareja nuevo destinos con una elevada calidad pero a un precio ajustado, por lo que la atención de este tipo de segmentos será prioritaria.

 

Sin embargo, el verdadero lujo reside en su encanto.

El Hotel atesora una personalidad propia y exclusiva, un verdadero privilegio dentro de una oferta turística generalizada. Contra grandes cadenas hoteleras en la que la estandarización reina. Clase, refinamiento, gran empaque y elegancia, son los conceptos sobre los que se asienta su saber hacer. Consciente de que el lowwury es una tendencia en los hoteles de lujo en Europa y en otros sectores donde arrasa, como la moda, quiere que, concederse un capricho para combinar todas las comodidades y detalles de un elegante hotel boutique y respirar un ambiente de elite no implique renunciar a la economía gracias a un precio más asequible.

Por todo ello El Hotel Boutique El Tiburón se ha posicionado como una de las más atractivas propuestas para vivir una experiencia lujosa con todo tipo de servicios, propios de los grandes hoteles de lujo en Málaga, la Costa del Sol de Andalucía en España.

ENTRADA:

19

Dec

SALIDA:

24

Dec